La ONU tiene pruebas sobre las torturas en Guantánamo

Expertos de la organización señalaron que cuentan con relatos confiables sobre maltratos en el centro de detención norteamericano en la base cubana

GINEBRA (AP).- Expertos de la ONU declararon que tienen relatos confiables de que hubo torturas en el centro de detención que Estados Unidos mantiene en la base de Guantánamo.

Añadieron que su pedido de inspeccionar el centro de detención estaba “basado en información, de fuentes confiables, de denuncias graves de torturas, tratamiento cruel, inhumano y degradante, detenciones arbitrarias, y violaciones de los derechos de los detenidos a tener cuidados médicos y un proceso judicial justo e imparcial”.

“Muchas de estas denuncias han sido conocidas mediante documentos gubernamentales (estadounidenses) desclasificados”, agregaron.

Los cuatro especialistas dijeron que Washington no ha respondido a su último pedido – formulado a mediados de abril – para que puedan examinar las condiciones de los presuntos terroristas detenidos en Guantánamo.

Una vocera del gobierno estadounidense dijo que la petición sigue siendo considerada en Washington.

Los investigadores del organismo mundial, que han intentado visitar Guantánamo desde el 2002, enviaron una nueva y detallada petición en abril al gobierno estadounidense solicitando una respuesta para mediados de mayo.

Uno de los especialistas, el austriaco Manfred Nowak, dijo que por ahora las autoridades norteamericanas se niegan a garantizarle el derecho de hablar con los detenidos en privado – un “requisito absoluto” para efectuar la visita.

Nowak, investigador especial de la ONU de la tortura, insiste que su equipo necesitará pleno acceso a todas las instalaciones y la totalidad de los presos.

“Lamentamos profundamente que el gobierno de Estados Unidos no nos ha invitado aún a visitar a esas personas detenidas o juzgadas por presunto terrorismo u otras violaciones”, dijo la nota de los especialistas, que informan a varios organismos de la ONU sobre la tortura, la salud mental y física, la independencia de los jueces y las detenciones arbitrarias.

Los especialistas dijeron que decidieron hacer públicos sus recelos ante “la falta de una respuesta definitiva, pese a las repetidas solicitudes, lo que sugiere que Estados Unidos no está dispuesto a cooperar con la maquinaria de los derechos humanos de las Naciones Unidas en este tema”.

La vocera de la misión estadounidense en la ONU en Ginebra, Brooks Robinson, dijo que la respuesta ha sido retrasada debido al proceso de revisión de Estados Unidos, que es “metódico e independiente”, y en el que participan el gobierno del presidente George W. Bush, el Congreso y el sistema judicial norteamericano.

“Es verdad que no ha sido respondido aún su pedido, pero lo principal es que su petición está siendo considerada y analizada y revisada en Estados Unidos”, dijo Robinson a The Associated Press.

“Este proceso ha sido iniciado en respuesta a esta petición”, agregó la vocera, e insistió que Estados Unidos trata humanamente a los detenidos en la guerra contra el terrorismo.

Hasta ahora, el gobierno estadounidense sólo ha permitido a la Comisión Internacional de la Cruz Roja la visita de los detenidos en Guantánamo, a donde llegaron los primeros sospechosos de pertenecer al Talibán afgano y a la red terrorista al-Qaida a principios del 2002.

La CICR mantiene la confidencialidad de sus inspecciones y sólo las transmite a la potencia que detiene a los prisioneros, aunque algunos de esos informes han sido filtrados, según la entidad, por terceros.

Los especialistas de la ONU, por el contrario, sí difunden públicamente sus informes.